Bolas Chinas: todo lo que necesitas saber

¡Hola a todos! ¡Hoy os traigo un post estupendo! Llevo informándome unos cuantos días y creo que ahora sí puedo contaros un poquito de qué van… ¡LAS BOLAS CHINAS! También conocidas como bolas Ben Wa o bolas de geisha.

ORIGEN

Hay diferentes opiniones respecto al origen de este juguete. La más conocida quizá sea la leyenda de un importante emperador en el Japón feudal, que con la utilización de las bolas conseguía tener a sus concubinas siempre bien lubricadas para así poder disponer de ellas sin preliminares. Desde luego estos japoneses piensan en todo…

¿QUÉ SON?

Por lo general, son dos bolas unidas entre sí por un cordoncito pequeño (normalmente del mismo material). Cada bola guarda en su interior otra de menor tamaño, y al moverse, una choca contra la otra y crea esa vibración que estimula el músculo. El elemento que queda por señalar es el cordón que se deja fuera de la vagina cuando las metes para luego poder sacarlas con facilidad, exactamente igual que en un tampón. Ahora también hay modelos en los que en vez de ser dos bolas solo es una, pero el procedimiento y los efectos son los mismos.

¿CUÁLES ME COMPRO YO?

Huelga decir que hay diferentes tamaños y pesos para que cada mujer pueda escoger el que más se ajuste a sus necesidades. Desde luego, si nunca las has probado, no es muy aconsejable que empieces con las más grandes del mercado. Aunque aquí hay diferencias de opiniones. Si escogemos unas bolas grandes (y por grandes me refiero a anchas) será más difícil que se te caigan y podrás hacer mejor los ejercicios si no tienes mucha práctica. Sin embargo, al coger unas grandes también puede que tengas más dificultades a la hora de introducirlas.

Mi opinión es que empieces por unas pequeñas, de esas que ponen que son para principiantes. Si esas te funcionan bien siempre estarás a tiempo de comprar otras que tengan más peso y diferente tamaño.

¿DÓNDE LAS COMPRO?

Podéis comprarlas a través de Internet, en cualquier tienda erótica o sexshop e incluso en farmacias, depende de vosotras. Si no tenéis al alcance en vuestra ciudad una tienda especializada y con variedad podéis hacerlo por Internet. Si no os fiáis de Internet pero tampoco queréis ir a ninguna tienda porque os da vergüenza podéis encontrar unas normalitas en las farmacias. Yo personalmente creo que cuantas más opciones tengáis, mejor.

¿POR QUÉ USARLAS?

Personalmente establecería tres categorías para el uso de las bolas:

1º Por salud. Como os contaba en un post anterior, ejercitar el músculo pubococcígeo viene muy bien para mantener una vagina fuerte y en perfectas condiciones (véase Ejercicios de Kegel). Además, son muchas mujeres las que utilizan las bolas chinas tras el parto para fortalecer esa zona, ya que queda un poco debilitada.

En definitiva, ayuda a que nuestros Kegels se hagan de una manera menos aburrida, ¡y seguro que utilizándolas a diario no se te olvida practicarlos!

2º Por la erótica. Si os quedáis con la historia del emperador será más fácil recordar este punto. Pueden utilizarse para unos preliminares estupendos, ya no sólo para estar bien lubricada sino también para jugar con tu chico/chica. No tenemos porqué reducir nuestra experiencia erótica y sexual en pareja utilizando siempre los mismos juguetes o quedarnos sólo con lubricantes de sabores. Además, estoy completamente segura de que a él o a ella le gustará que vayáis así de predispuestas 😉

Mi sincera opinión, ¡un precalentamiento antes de salir al campo ayuda a cualquiera!

3º Por ti misma. ¿Por qué hacemos siempre las cosas porque tengamos que hacerlas? Es decir, yo quiero tener una vagina fuerte y prevenir ciertos problemas físicos, y también quiero disfrutar al máximo de las relaciones sexuales con mi pareja, pero no creo que sea la única excusa para querer usarlas.

Porque digo yo, ¿a quién le amarga un dulce?

  MANUAL DE USO

Hay que lavarlas con agua tibia y jabón neutro, antes y después de usarlas. Hay productos en el mercado para limpiar los juguetes eróticos pero bueno, eso ya lo que queráis vosotras. Como con todas las bolas chinas antes de introducirlas deberíais usar lubricante, preferentemente los de base de agua. Así que ya sabéis: las lavamos, les echamos lubricante y para dentro. Después de nuestros ejercicios las sacamos con cuidado, las volvemos a lavar y las dejamos secar (¡no utilicéis ningún paño ni nada que se quedan las fibras pegadas!).

MI ELECCIÓN

Pues bien. He tardado tanto tiempo en escribir este post porque quería tener toda la información que considero necesaria. Y además, quería comprarme unas y probarlas para poder daros mi opinión. Hecho todo esto, os cuento mi experiencia:

Siempre he sentido curiosidad por los juguetes eróticos en general y este en particular. Eso de que te digan que produce unas vibraciones muy placenteras ayuda a despertar el interés de cualquiera.

Hace tiempo, al hacer una visitilla a un sexshop, compré un pack en el que venía un consolador con vibración y unas bolas chinas de tamaño normal. Y es que el tamaño normal de estas cosas es de ¡¡¡10 cm de largo x 3,7 cm de ancho!!! Como habréis leído, con mi problema de vaginismo no era ni remotamente posible que yo me pudiera poner algo así. De hecho, no podía meter ni el consolador y eso que era de tamaño normal. Pero bueno, dejando por el momento esto a un lado y sabiendo que no podría con esas, empecé a buscar por Internet. No voy a enrollarme diciendo cuántas marcas, colores y tamaños diferentes hay porque necesitaría mucho más espacio y tiempo. Simplemente os hablaré de mi elección. Me decanté por las bolas chinas Emigi de la marca alemana SinFive. ¿Por qué? Os estaréis preguntado. Aquí van las razones:

1º Por el tamaño: las bolas miden 3cm de ancho y aproximadamente 6 de largo. El cordón entre 10 y 12 cm.

2º Por la forma: a diferencia de los otros modelos, no son dos bolas totalmente separadas y a mi parece es mucho más fácil poder meterlas.

3º Por el material: están hechas con un material llamado elastómero, que es hipoalergénico y además la superficie tiene un efecto anti-microbios (¡qué más se puede pedir!).

4º Por los modelos: sí, dependiendo del color, las Emigi tienen un peso diferente.

  •  SinFive Emigi Candy Floss (rosa palo/blanco) – 42g
  •  SinFive Emigi Raspberry (rosa fuerte/blanco) – 58g
  •  SinFive Emigi Flame (rojo/blanco) – 72g
  •  SinFive Emigi Black (negro/blanco)- 92g

Las mías son las Emigi Flame. En el paquete vienen las bolas, un tubito con lubricante y una bolsa para guardarlas. Todo muy cuco, la verdad.

MI EXPERIENCIA

Bueno, vamos al lío. La primera vez que me las puse hice lo que se recomienda. Las lavé, le eché el lubricante y me senté en una postura cómoda. Al principio veía que no entraban de ninguna manera. Pero gracias a lo que he ido aprendiendo durante estas semanas de terapia no me desanimé. Traté de relajarme más, decirme que eran lo suficientemente pequeñas como para entrar y al final lo conseguí. Aunque no sean dos bolas totalmente separadas se nota cuándo la primera ha entrado por completo y cuándo empieza a meterse la segunda. Una vez metidas, estaba yo contentísima por haberlo logrado y lentamente me puse de pie. Inmediatamente notas que la vagina está contraída por el peso de las bolas. Al andar se nota una pequeña vibración. Y entonces, salté. Me puse a dar saltos como una loca de un lado a otro y he de deciros que me encantó. No sé si era porque había conseguido meterlas al primer intento, o porque no me hacían ningún tipo de daño ni me causaban molestia ninguna, o era aquella vibración. Pero desde luego es la mejor compra que hemos hecho en muuuucho tiempo. Al ser la primera vez, las llevé puestas unos 15 minutos, ya que si lo dejamos más tiempo podríamos tener algún tipo de sobrecarga muscular.

Si alguna de vosotras está pensando en comprarse unas bolas para tener cinco orgasmos seguidos, ya os digo que no. O ya os digo que no si para vosotras consiste en ponerlas y moverse para que vibren. Al menos yo con ese tipo de vibración no creo que los tenga al no ser que esté muy entrenada cosa que por el momento no he conseguido aún. Eso sí, el papel de lubricar lo cumple a la perfección.

Y creo que ya os he dicho todo lo que os quería contar. Para mí son unas bolas chinas perfectas. Pero entiendo que cada una tiene que encontrar el tamaño, la textura y peso que más se ajuste a lo que necesita. Mi consejo es que os liéis la manta a la cabeza y os hagáis con unas….¡nunca es tarde para empezar!

 

¡Un beso, lectores míos!

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Bolas Chinas: todo lo que necesitas saber

  1. A mí me llaman más las normales rojas esas… ainssssss me alegro mucho por ti, porque pudieras metértelas sin problemas ^^ te vas haciendo una mujerzota xD

    • Para gustos los colores hehe yo os animo a comprar las que mejor os parezca y ver las opciones, que son muchas 😉 mujerzota siiiii jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s